El nuevo contrato de un fondo buitre a un inquilino: de pagar 750 euros a más de 1000

Ramón, el inquilino afectado, tendría que afrontar una subida del 37% para quedarse en el piso en el que lleva 8 años viviendo.

Firma de un contrato de alquiler

Actualizado: 22/02/2024 20:39

Actualizado: 22/02/2024 20:39

Ramón es un inquilino que paga 751 euros por su piso de alquiler en Getafe, en el que ya lleva viviendo 8 años. Ahora, el fondo buitre al que pertenece la vivienda le ha propuesto una oferta de renovación del contrato al alza, con la que la cuota se elevaría hasta los 1024 euros mensuales en los próximos tres años, es decir, un 37% más.

Así lo explica el protagonista de esta historia (@rbulto) en su cuenta de X (Twitter), en la que ha expuesto un caso que no solo incluye una importante subida del alquiler, sino una serie de cláusulas y condiciones a tener en cuenta.

Publicación en X del inquilino afectado.

IBI y comunidad a cargo del inquilino, ¿es legal?

Lo que el fondo buitre propone a Ramón es comenzar el nuevo contrato con un alquiler de 890 euros mensuales. Una subida de 139 euros, lo que supone un 17% más respecto al precio actual. En este caso la subida entraría dentro de la legalidad, ya que al finalizar el contrato, se trataría de un acuerdo nuevo, por lo que el propietario puede superar la subida del alquiler para 2024 de máximo el 3% fijada en la Ley de Vivienda. Sin embargo, las nuevas condiciones no acaban ahí, sino que la cuota aumentaría progresivamente hasta llegar, en los próximos 3 años, a superar los 1000 euros.

Primero, el contrato añade una cláusula por la que el inquilino tendría que abonar el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) a partir del segundo año. De acuerdo a la LAU, es el arrendador quien debe pagar el IBI en un piso de alquiler, pero la ley también contempla la excepción de que, siempre que ambas partes lleguen a ese acuerdo y se especifique en el contrato por escrito indicando el importe exacto, el pago del impuesto podrá recaer sobre el inquilino.

En este caso, supondría un aumento de 31,43 euros en su cuota de alquiler, que sumado a los 890 euros iniciales, sería de 921,43 euros desde el segundo año.

Continúa tras el anuncio
Publicación en X del inquilino afectado.

A partir del tercer año se sumarían también los gastos de comunidad, que ascenderían a 103,10 euros, lo que daría una cuota final de 1024,53 euros. De la misma forma que ocurre con el IBI, propietario y arrendatario pueden llegar al acuerdo de que sea este último quien pague la comunidad del piso de alquiler, por lo que esta cláusula también está dentro del marco legal vigente.

Abusar dentro de la legalidad

Además de esto, Ramón también indica que el contrato a firmar es de siete años, y que habría que sumar también las «subidas anuales según el IPC». Es cierto que el propietario tiene derecho a actualizar el precio del alquiler cada año, pero desde el año 2023 estas subidas ya no pueden estar vinculadas al IPC, sino que tienen un tope por ley que se especificará cada año. En 2023 fue del 2%, en 2024 es del 3%, como hemos mencionado antes, y todavía está pendiente conocer el índice de 2025 y años sucesivos. Por tanto, sí que es posible que el propietario actualice el precio cada 12 meses, pero no podrá estar asociado al IPC.

Por último, el inquilino indica que se trataría de un «contrato bonificado» según el cual el fondo buitre podría subirle el precio del alquiler si sus ingresos aumentan. En este caso, la subida podría producirse mientras no supere el límite fijado para cada año, si bien sí que podría considerarse un tanto abusivo que el arrendador solicite la nómina o la renta cada año para ver si los ingresos del inquilino han subido.

Ramón ha anunciado que próximamente tendrá una cita en los juzgados con el fondo buitre.

Imagen: Freepick.

Continúa tras el anuncio
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios