Compartir piso con una persona mayor a cambio de compañía: 7 webs para encontrar compañeros senior

El housesharing intergeneracional es una alternativa para todos aquellos jóvenes que buscan compartir piso con personas que puedan ofrecer no sólo el pago de la renta sino, además, experiencias de vida.

Actualizado: 22/02/2024 20:10

Actualizado: 22/02/2024 20:10

Aunque el problema de la vivienda es una realidad para casi la totalidad de la población, este se hace más acuciante para aquellas personas con menos recursos o que, por su edad (los más jóvenes o los más mayores), deben afrontar un vida emancipada y autosuficiente. Ante esta situación, muchas de ellas buscan compartir piso en las webs más habituales. Sin embargo, si lo que se busca es un alquiler intergeneracional existen alternativas más interesantes.

Las 7 mejores webs para encontrar piso compartido con personas mayores

Desde plataformas desarrolladas por particulares hasta programas oficiales ofertados por Universidades o Gobiernos Autonómicos, el housesharing entre personas de diferentes generaciones es una alternativa real para aquellos que tienen recursos más limitados o que simplemente quieren vivir la experiencia de compartir piso con compañeros con los que median varias décadas de edad.

Hagamos hogar

Se trata de una de las plataformas de búsqueda de piso compartido para personas con más de 50 años de más reciente creación. A diferencia del resto de propuestas, esta iniciativa de origen malagueño apuesta por todo tipo de cohabitaciones, de manera que se pueden localizar compañeros de piso de la misma edad o de otra generación.

El sistema de búsqueda, además, es muy intuitivo, lo que es especialmente interesante para personas que, por su edad, al no haber nacido al albor de las nuevas tecnologías, pueden encontrar problemas a la hora de familiarizarse con interfaces complejas. Así, en Hagamos Hogar, se pide a los usuarios que rellenen una encuesta con la que se genera su perfil de arrendatario; con él, el algoritmo de la aplicación buscará a los usuarios más afines, evitando el tedioso proceso elegir personas in información previo.

De esta manera, se podrán localizar y hacer «match» rápidamente aquellas personas que compartan rutinas de vida (ser más madrugadores, comer habitualmente en casa o no…), lo que, en principio, derivará en una convivencia sana.

Continúa tras el anuncio

Una vez contactadas los futuros convivientes, se establecerán los términos del acuerdo. Hay quienes requieren de un pago igualitario de la renta, quienes sólo solicitan una pequeña aportación y, por último, están los que tan sólo demandan compañía y colaboración en las tareas del hogar.

Kuvu

Kuvu es otra de las plataformas a las que pueden recurrir tanto quienes tienen una habitación disponible para ser alquilada como los que buscan arrendar un dormitorio con una persona mayor. En este caso, además, las condiciones del acuerdo están plenamente reguladas desde el primer día y, además, están supervisadas por la propia app que, según informa en su web, ha desarrollado un «Contrato único en España que permite proteger la experiencia de convivencia» intergeneracional.

Así, ambas partes podrán saber qué se espera de ellas y qué contribución ha de realizarse en todo momento. No habrá, por tanto, conflictos en cuanto a la duración, los importes a abonar o la fecha en que estos deban satisfacerse.

Además, desde Kuvu se han desarrollado acuerdos de arrendamiento compartido tanto con Gobierno Vasco como con el Navarro, lo que puede dar tranquilidad a aquellas personas que tengan reticencias o no terminen de ver clara la posibilidad de buscar piso compartido por internet.

Universidad de Burgos

La Universidad de Burgos es consciente de que el problema de la vivienda es preocupante en dos sectores: el de los ancianos (que pueden o no tener personas encargadas de velar por su cuidado y bienestar) y el de los jóvenes estudiantes universitarios que deben cambiar de municipio al empezar sus estudios de grado.

Continúa tras el anuncio

En ambos casos, muy frecuentemente, el importe a afrontar por vivir en la capital puede ser excesivo. Además, las rutinas que llevan los estudiantes (clases, prácticas…) unidas a la falta de experiencia en una vida emancipada encaja de forma ideal con las de las personas mayores (jubilados que viven en casa, con ganas de enseñar su experiencia de vida a aquellos que dan sus primeros pasos fuera del hogar familiar).

De esta manera, la UBU pretende unificar sinergias para generar arrendamientos colaborativos en los que los universitarios puedan ayudar en las tareas del día a día a unas personas que, por su edad, reclaman cuidado y compañía; y que se sienten más seguras teniendo la certeza de que hay alguien más en casa que les puede asistir en caso de necesidad.

Para acceder al programa, basta con cumplir los requisitos especificados en su web e inscribirse como solicitante.

Universidad de Granada

La UGR dispone de un programa similar del de la Universidad de Burgos. Entre los beneficios a los que optan los granadinos (además de los citados previamente) se incluye la posibilidad de comer gratis en los comedores universitarios o de disponer de una beca de libros (sólo para los estudiantes).

Eso sí, antes de ser designado como elegible para compartir piso a través de este programa, se debe pasar un proceso selectivo que, entre otras, incluye superar una entrevista en el Gabinete de Atención Social al estudiante de la Universidad de Granada (para los estudiantes), o en Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Política Social de la Junta de Andalucía (para las personas mayores o con discapacidad).

Continúa tras el anuncio

Convive

Como ellos mismos anuncian en su web, Convive «es un programa por el que personas mayores conviven con estudiantes de universidades de Madrid, generando un espacio de encuentro e intercambio enriquecedor para ambas partes«. Es decir, al igual que ocurre con el proyecto de la Universidad de Burgos que acabamos de contar, en el caso de Madrid también existe una alternativa habitacional económica para personas mayores y estudiantes que tienen que, de vivir solos, tendrían que afrontar los enormes gastos que puede suponer residir en una de las ciudades más caras del país.

Además, aunque, inicialmente, cuando Convive surgió en 1995, su ámbito de aplicación se limitaba a la ciudad de Madrid, hoy en día el programa también incluye viviendas de Móstoles, Alcorcón, Pozuelo de Alarcón y Fuenlabrada.

Spotahome

Spotahome es una de las mejores webs en la que buscar pisos de alquiler. Ya se trate de estancias temporales, de alquilar una habitación o toda una vivienda, la web ofrece soluciones en su catálogo de inmuebles. Del mismo modo, también se ofrecen habitaciones en pisos en los que el propietario reside.

Como ocurre con todas sus ofertas, las viviendas regentadas por personas de la tercera edad han sido previamente verificadas por la web, para asegurarse de que cumplen con sus estándares. Además, plenamente concienciados con la filosofía del homesharing orientado a la tercera edad, periódicamente lanzan ofertas especiales (como el cupón de descuento ABUELOS15) a través de las cuales se ofrecen descuentos en el importe del alquiler.

Vivir y Convivir

Así es como se conoce el programa del Ayuntamiento de Barcelona para fomentar la convivencia intergeneracional. La condición esencial que se establece para los jóvenes que deseen compartir vivienda con personas mayores es que se encuentren cursando estudios universitarios.

Continúa tras el anuncio

Además, se establecen otros requisitos que deben satisfacerse para el caso de los jóvenes:

  • Hasta 30 años (35 años en caso de posgrado, máster o doctorados).
  • Que no tengan su residencia en la misma ciudad donde estudian.
  • Con disponibilidad de tiempo para la convivencia.
  • Se valorarán la motivación y los hábitos.
  • Con buena disposición hacia las personas mayores y dispuestas a realizar contraprestaciones.
  • Que puedan establecer una convivencia de un curso como mínimo.

Para el caso de las personas mayores también es necesario cumplir una serie de condiciones mínimas:

  • Personas de más de 65 años.
  • Preferencia por las que viven solas.
  • Con un estado físico y psíquico que les permita desarrollar las actividades de la vida diaria de forma autónoma.
  • Que dispongan de una vivienda en condiciones mínimas de habitabilidad e higiene.
  • Dispuestas a compartir su casa.
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios