Pisos de alquiler de Cáritas: cómo solicitarlos y requisitos para acceder

Cáritas cuenta con distintas vías de acceso a la vivienda para personas sin hogar como son los alquileres subvencionados o los pisos tutelados.

Actualizado: 22/02/2024 20:18

Actualizado: 22/02/2024 20:18

Cuando una persona se encuentra en situación de dificultades económicas enfrenta problemas de muy diversa índole. Seguramente no podrá hacer frente a los recibos de los créditos que se tengan contratados o se retrase a la hora de pagar el alquiler. Si esta circunstancia, lejos de solucionarse, se agrava y extiende en el tiempo, no es descartable que la persona acabe sufriendo carencias y penalidades que la lleven a la exclusión social. Cáritas tiene como objetivo evitar que esto suceda y rescatar del exilio social a las personas que habitan en él.

Qué tipos de ayuda ofrece Cáritas

Cáritas es una confederación internacional de organizaciones católicas de ayuda, desarrollo y servicio social que tiene presencia en numerosos países alrededor del mundo. En España, en concreto, cuentan con diferentes delegaciones situadas en las principales ciudades del país que realizan labores de ayuda a las personas en situaciones de vulnerabilidad o riesgo de exclusión social.

En concreto, ocho son las líneas de actuación en las que desarrollan su trabajo:

  • Necesidades básicas. Orientado a las personas que necesitan ayuda en alimentación, ropa, medicamentos, transporte, pago de suministros u otras situaciones del día a día.
  • Empleo y formación.  Cáritas dispone de diversas vías para que las personas logren obtener un empleo y alcancen una plena integración social. Además, cuentan con una amplia red de talleres y empresas de inserción en las que puedes trabajar al tiempo que se recibe formación.
  • Apoyo psicológico. Destinado a orientar y ayudar ante situaciones de soledad, desarraigo, violencia y otros factores de vulnerabilidad y exclusión.
  • Servicio jurídico. Enfocado en el apoyo en cuestiones relacionadas con el ámbito legal, especialmente extranjería, vivienda y derecho penal, laboral y civil. Es el caso, por ejemplo, de personas que, por su situación económicolaboral, no pueden pagar el alquiler de su vivienda.
  • Atención a familia e infancia. Cáritas ayuda y da protección a familias que se encuentran en situación de pobreza o que atraviesan dificultades.
  • Acompañamiento a personas mayores. Programas dirigidos a personas mayores en los que ofrecen una atención cercana y profesional fundamentada en el cariño y el respeto. Además, cuentan con residencias, centros de día, talleres y una extensa red de voluntarios para apoyo en el domicilio y acompañamiento en tareas como visitas médicas y gestiones administrativas.
  • Vivienda. Destinado a la protección del derecho a una vivienda digna. Ofrecen asesoramiento ante situaciones de impago y procesos de desahucio. Además, también brindan ayuda para adaptación y rehabilitación de viviendas de acuerdo a las necesidades de la familia.
  • Personas sin hogar. Destinado a las personas en situación de exclusión porque carecen de vivienda.

Pisos de alquiler para personas sin hogar

Las personas sin hogar reciben apoyo en Cáritas por dos vías: mediante los centros de día en los que pueden recibir talleres, formación y alimento y a través del acceso a las viviendas con alquiler protegido y/o tutelado. Los primeros están orientados a personas en riesgo de exclusión pero que cuentan con alojamiento (de mejor o peor calidad) o que, por el momento, se resisten a recibir ayuda para acceder a una vivienda o están a la espera de que una quede libre.

Las viviendas con alquiler protegido y/o tutelado están destinadas a personas sin hogar que requieren de uno en que residir. En el primer caso, se trata de pisos con alquiler simbólico orientados a familias sin recursos ni posibilidades para acceder a un piso por sus propios medios. Los tutelados suelen ser inmuebles compartidos en que residen varias personas de distinta procedencia y que están en vías de integración social.

Continúa tras el anuncio

Cuántas viviendas tiene Cáritas y en qué ciudades están

El número de viviendas con que cuenta Cáritas es difícil de cuantificar. Sobre todo porque la procedencia de las mismas es variada. Bien puede tratarse de inmuebles que hayan sido cedidos temporalmente por las administraciones, por donantes que los hayan legado durante un periodo de tiempo concreto o permanentemente o porque formen parte de los activos de la Iglesia.

Además, Cáritas es una organización muy activa, que continuamente lanza programas de diversa índole, entre los que destacan aquellos orientados a la residencia. De esta forma, cada año varían las viviendas que disponen para satisfacer las necesidades de las personas a las que cuidan. También hay que tener en cuenta que la posibilidad de acceder a estos inmuebles depende de las fluctuaciones de demanda que haya, ya que la ayuda de Cáritas tiene como objetivo que las personas se integren plenamente en la sociedad y puedan abandonar la vivienda subvencionada para acceder a una de pleno derecho.

Por último, recordar que, aunque existen líneas de acción globales a nivel nacional, cada delegación de Cáritas funciona de manera autónoma, por lo que en una ciudad pueden llevarse a cabo actuaciones más o menos numerosas o frecuentes que en otra.

Cómo acceder a una vivienda de Cáritas

El procedimiento es sencillo y claro: entrar en contacto con la asociación local para dar a conocer la situación de desamparo y que, así, los asistentes puedan establecer un plan de acción de ayuda, valorando, en su caso, la forma en que poder acceder a una vivienda.

A diferencia de otras entidades, se trata de un trabajo «artesanal», que se lleva a cabo de manera presencial, con contacto personal y que rehúye de plataformas webs; entre otras cosas, porque se da por hecho que es muy probable que quien vive en verdadera precariedad, muy posiblemente no contará con los medios necesarios para poder realizar gestiones online.

Continúa tras el anuncio

Qué requisitos debe cumplir una familia para acceder a una vivienda de Cáritas

A diferencia de lo que ocurre con los pisos de alquiler social que suelen ofertar los bancos (BBVA, por ejemplo), Cáritas no tiene un listado concreto de requisitos que deban satisfacerse para poder acceder a sus programas e ayuda a la vivienda. Es decir, no existe en su web un baremo de máximos económicos que un solicitante no deba superar para poder optar a un piso.

La forma de proceder de la organización es más cercana y de trato directo con los afectados. Cuando una familia se encuentra sin vivienda y, por tanto, en serio riesgo de exclusión social, y acude a la delegación de Cáritas de su ciudad o pueblo, es atendida por uno de los asistentes o voluntarios que se encarga de valorar su situación y ver en qué manera pueden ayudarla. Así, no se centran en un único aspecto, sino que intentan dar un apoyo integral a la familia para tratar de mejorar su precaria situación.

Si se carece de formación, se les asignará un programa específico de talleres y ayudas al empleo. Y lo mismo ocurre con la vivienda, bien intentando conseguir una en la que residir en condiciones de alquiler subvencionado (puede llegar a ser una mensualidad de 60€/mes) o bien al acceder a un piso tutelado compartido si se trata de personas solas.

Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios